Espiral de violencia

PEDRO BERNARDO CELIS |  EL UNIVERSAL
viernes 24 de enero de 2014  12:00 AM
La estructura de algunos sistemas sociales genera un comportamiento problemático que incluso puede ser altamente nocivo para miembros de la sociedad. La espiral de violencia es uno de esos comportamientos perversos que podemos identificar en sistemas sociales. En el marco del pensamiento sistémico, sabemos que la espiral de violencia se deriva del arquetipo del escalamiento. La espiral de violencia es el síntoma de una sociedad estructurada bajo este arquetipo. Esta estructura la reconocemos fácilmente en comportamientos como la carrera armamentista. Dos o más actores del sistema social buscan por todos los medios colocarse en una posición más ventajosa que los demás. El escalamiento no es otra cosa que un ciclo de retroalimentación reforzada. Estos ciclos tienen la particularidad de presentar un crecimiento exponencial. El escalamiento lleva a los actores más rápido a niveles más altos de confrontación. El motor del escalamiento es el deseo de los actores de colocarse en una posición más ventajosa que los demás. La meta de estos actores no es absoluta, sino relativa al resto de los actores. El arquetipo del escalamiento no es intrínsecamente malo. Puede haber escalamientos positivos, como la carrera científica para descubrir la cura del Sida o la cura del cáncer. Sin embargo, cuando en un sistema social lo que escalan son las hostilidades, el armamento o la violencia, estamos en problemas. Ya sea por dinero, ya sea por poder, los actores siempre quieren más que los demás. Es así que escalan hacia una espiral de violencia descontrolada. Es el caso que vivimos en la Venezuela de hoy.

Entender el arquetipo que genera el problema, no es suficiente para escapar de su trampa. Vivir con el arquetipo y aguantarlo no es una opción. Los venezolanos ya entendemos esto. Es necesario cambiar la estructura del sistema. Lamentablemente la respuesta más común es la búsqueda de culpables. No se entiende que no hay realmente culpables, sino que los problemas son la consecuencia de la estructura del sistema. Culpar, disciplinar, despedir, cambiar políticas, esperar por mejores tiempos, son respuestas estándar a los síntomas del escalamiento, pero en nada cambiaran la verdadera estructura del sistema. El arquetipo del escalamiento y la espiral de violencia asociada, solo la podemos revertir alterando la estructura del sistema. Esto lo logramos reformulando las metas; alterando los ciclos de retroalimentación del sistema; o incluso creando nuevos ciclos de retroalimentación balanceada.

La violencia esta desbocada en Venezuela. Sabemos que muere un venezolano cada tres horas, unos 24.000 al año, de forma violenta e injustificada. Cinco veces más muertes que hace quince años. Vivimos un estado de guerra no declarada. Vivimos el arquetipo del escalamiento. La espiral de violencia en Venezuela ha alcanzado niveles insospechados. A principios de mes, la muerte violenta de la bella Miss Venezuela 2004, Mónica Spear, puso rostro a los otros 24.000 venezolanos que murieron en 2013. Esta trágica muerte nos arrebató la ilusión de que la culpa es de la víctima. Nos arrebató la ilusión de que nosotros y nuestros seres queridos estaríamos bien porque nos cuidamos y somos sensatos. Ahora entendemos que las medidas de seguridad que tomemos son insignificantes ante la espiral de violencia que vivimos.

Lamentablemente, el gobierno de turno, quien es el responsable de preservar la vida de los venezolanos, responde de la típica manera en la que no se debe responder ante la espiral de violencia, ante el arquetipo del escalamiento. Comienza la búsqueda de culpables. Los medios de comunicación, las novelas, los juguetes, y los juegos de video, son ahora los culpables preferidos del régimen. Tristemente esta ridícula búsqueda de culpables no hará otra cosa que permitir que el escalamiento continúe cada vez más rápido. La nueva cultura televisiva vía Ley Habilitante, como mecanismo para resolver la espiral de violencia es un insulto a los venezolanos de buena voluntad. Es realmente la ratificación de que el Gobierno es el principal interesado en mantener la espiral de violencia, como mecanismo de control social.
Para romper con el arquetipo del escalamiento y terminar la espiral de violencia que se ha impuesto en Venezuela es necesario rescatar la institucionalidad. Crear nuevos ciclos de retroalimentación balanceada o reforzar los existentes, que permitan a la sociedad detener y revertir el escalamiento. Pasa por reducir la impunidad en todos los niveles y para todo tipo de crímenes, desde comerse una luz, o robarse el dinero del erario público, hasta matar a una persona. Pasa por desarmar a la población, pero también pasa por armar a los cuerpos policiales con herramientas de coordinación, inteligencia, comunicación, y ética. También pasa por encarcelar a los malandros en cárceles verdaderas, en las que se limite la libertad de todos los reos, pero se respete su dignidad humana.

@ProfPBCelis - pbcelis@usb.ve


Más artículos de esta firma

¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por lilia white
24.01.2014
8:34 PM
SE REQUIERE SOLUCION IMMEDIATA!
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
 
Cerrar
Abrir